XVII Prueba Cicloturista Internacional Sierras de Moratalla

trofeo-XVII-sierras-moratalla

El día empezó con muy buenas sensaciones, demasiado buenas, me sentía realmente bien de energía, pero no se me da bien eso de administrarla. Lo siguiente va a sonar a escusa, pero una cosa detrás de otra, han ido haciendo mella en mi estado de forma.

Llegamos temprano a la zona de salida, primeras posiciones, y a pocos minutos de la salida… ganas de mear –Vaya! precisamente ahora. Empieza la marcha y mi mayor duda es ¿cuando parar? En los primeros kilómetros veo a un ciclista de Jorge Preparador evacuando sin bajar de la bici; yo he llegado a intentarlo dos veces pero sin éxito. La salida es en descenso, si paro con ese ritmo voy ha quedarme completamente descolgado… Al final consulto a mi compañero Juan Pedro –Mea al terminar el puerto y después te dejas caer para recuperar un poco. Sigo su consejo y paro a mear después del puerto de Moratalla. Estupendo, un minuto que me han parecido 5, me ha pasado hasta el apuntador. Y aquí mi segundo error (el primero fue subir el puerto como un poseso para minimizar daños), saltar de rueda en rueda y de grupo en grupo en busca de mis compañeros del Alcayna Altorreal; al final conseguí rodar de nuevo con ellos.

Lo siguiente ha sido un infortunio, pinchazo en la rueda trasera por un socavón que tenía mi nombre. En este punto lo de siempre, sangre fría, no obsesionarse con el paso de ciclistas, reparar y continuar. Al reanudar, prosigo con Vicente, del Club Ciclista Moto 5 con el que ya coincidí en la XII Marcha Cicloturista Internacional memorial Mariano Rojas, un gran tipo.

De ahí en adelante, sufrir, sufrir y sufrir, hasta llegar al Alto de Benizar. Me dolía la zona lumbar, la zona del riñón izquierdo, las cervicales, la fascitis plantar del pie izquierdo, y los cuádriceps se agarrotaban cada vez que balanceaba para escalar, no exagero, ha sido agónico. Afortunadamente el cuerpo aún se recupera bien y he podido acabar de una pieza.

A la marcha le doy un 10, bien organizada, bien señalizada y segura, para mi (no tengo mucha experiencia en marchas más allá de la zona de levante) es muy similar a la Ruta de los Castillos, y transcurre por parajes que nada tienen que envidiar a zonas más al norte. En un momento de la marcha camino de Letur, se avistaba un valle que me recordaba mucho a Ayora. Felicidades a la organización, se merecen más participación.

En lo referente a mi, pues nada, mucho por mejorar, motivación no me falta, y mucho por aprender.

  • JorgePreparador.com

    Buenas Emilio, me gusta tu blog, enhorabuena!!

    El ciclista que orinaba en carrera era yo, todo tiene su truco, es cierto cuando digo que no es dificil, pero hay que practicarlo en los entrenamientos y luego en carrera te es menos dificil.

    Un saludo!

  • Hola Jorge, ante todo muchas gracias por tu valoración 😉 entre amigos siempre bromeamos con hacerlo pero a ninguno nos apetece terminar perdidos… Un saludo!