Crónica personal de la IV Marcha Cicloturista del Valle de Ayora Cofrentes

Son las 5:40 de la mañana y suena el despertador ¿a alguien le suena? El cuerpo me está pidiendo a gritos que me levante, ha llegado el gran día. Desayuno un vaso de leche con copos de avena, una tostada con merlelada y un zumo de naranja. Sobre las 6:30 estamos en el polideportivo municipal de Ayora, ya hay gente en todas las mesas recogiendo sus dorsales. Mateo (compañero del C.C. Castillo de Ayora) me da el mio, dorsal 73. De regreso a por la bicicleta me cruzo con una gran caravana de vehículos, los pelos como escarpias. De nuevo en el polideportivo Jesús López (compañero del C.C. Alcayna Altorreal) me identifica, hablamos sobre la tragedía de nuestro compañero Javier y me da una fotografía con unas bridas para llevarla durante toda la marcha. Se acerca la hora, bajamos hacia la calle de la Marquesa y nos metemos entre el grueso del pelotón por la calle Santa Bárbara, la imagen habla por si sola.

Como corredor local me ofrecen un puesto en el arco de salida pero llevo mi GoPro en la cabeza y quiero grabar la salida con ciclistas delante. También pienso que los que tengo delante no me tendrán que adelantar. A las 8:09 la organización pide un minuto de silencio que se cumple de forma ejemplar en recuerdo por los ciclistas fallecidos en la carretera, haciendo mención especial en Juan Claramunt Sanchís del C.C. Puçol fallecido el pasado mes de diciembre, y en Antonio Javier García Flores del C.C. Alcayna Altorreal, fallecido sólo 4 días antes de la marcha. Minutos después se inicia la marcha, se palpan los nervios, casi un millar de ciclistas bajan calle abajo con la esperanza de cumplir su propios objetivos, sus metas personales.

A los pocos metros veo a Amparo (mi suegra) con mis hijos Patricia y Guillermo que se han pegado el madrugón para ver a su papi, rejuvenecedor, inolvidable. Hacia la salida del pueblo escucho a algunos compañeros –Ánimo Emiliooo!– Son palabras sinceras que agradezco, pero que traduzco simultaneamente en –Mucha suerte! La vas a necesitar! 😉

Lo que viene a continuación es sólo una jornada más, cada ciclista ha tenido la suya, con sus alegrías y sus desdichas: pájaras, pinchazos, caídas y abandonos. Puedo sentirme afortunado de decir –Misión cumplida!, he tenido el privilegio de participar y completar la Marcha Cicloturista del Valle de Ayora Cofrentes, la Ruta de los Castillos. Estoy satisfecho por haber finalizado (ese era el reto) pero no puedo estarlo enteramente porque de no ser por mis errores, me habría divertido más (que es de lo que se trata). A pesar de haber leído ya suficiente sobre alimentación en el deporte y sobre aquello de encontrar tu propio ritmo, en este deporte como en la vida misma, parece que uno no aprende si no es de sus propios errores.

Primer error: la elección de los nutrientes

El pasado 9 de abril completé el trazado en solitario, me llevó un total de 6:40 min. así que pensé que el día de la marcha podría alimentarme del mismo modo, tirando de barritas, un par de bidones con complementos y de un sorbo de gel si me veía apurado en algún puerto, pero el ritmo en las marchas es siempre superior y la demanda energética también lo es. Tendría que haber llevado un mínimo de dos geles, uno para el puerto intermedio y otro para el final.

Segundo error: no alimentarse con frecuencia

A las 10:23 estaba en el primer avituallamiento, unas 2 horas después de la salida y con una velocidad media de 28km (unos 24 minutos antes que mi última salida en solitario) –fenomenal pensé. Pero había estado tan preocupado de no perder el ritmo de los grupos entre los que me encontraba –y me encontraba tan bien– que sólo le dí un pequeño un bocado a una barrita de 80 gramos a mitad de camino. Y en este primer avituallamiento tan sólo bebí un vaso de cola y otro de sales minerales, estaba sediento y los sólidos no me entraban por los ojos. Repuse mi bidón e intenté rodar junto a Pascual Torrella (un compañero de C.C. Castillo de Ayora) pero me fue imposible, se marchaba a velocidad de crucero tirando de su pelotón mientras yo me descolgaba en un llano con una ligera pendiente —el agotamiento empezaba a ser notable. No sólo no me alimenté de forma adecuada, tampoco supe escuchar a mi cuerpo, porque continué sin alimentarme hasta que apareció el tío del mazo, pero no vino sólo.

El pinchazo

A las 11:27 me detuve en la fuente de Jalance, necesitaba reponer líquidos y estirar las piernas, el cuadriceps de la pierna izquierda me daba calambres cada vez que lo forzaba en alguna pendiente. También necesitaba comer pero debe ser que el cerebro andaba ya falto de exígeno porque no lo hice. Me subí a la bicicleta para continuar, pero heme aquí que noté algo extraño en la rueda delantera…, había pinchado (también físicamente pero no era consciente de ello).

No he sufrido ningún pinchazo en mi corta historia sobre las dos ruedas de carretera, y tenía que estrenarme en un día importante…? Que duro fué escuchar pasar las ruedas de otros ciclistas mientras yo reparaba la mía. Pero no faltaron palabras de ánimo y de gente que me preguntó si necesitaba algo; también mi compañero Jesús López se ofreció a ayudarme cuando me reconoció al pasar, pero quise solucionarlo sólo y le animé a continuar. Pero sobre todo, no olvidaré cuando reanudé la marcha y antes de dar la segunda pedalada una mano amiga me dío un ligero empujón para continuar. Amigo cliclista, si me lees, gracias!

El tío del mazo

Diez minutos se fueron entre los estiramientos y el pinchazo, pero nada comparado con lo que me esperaba poco después. Sobre las 11:53, unos 110 kilómetros y 3:38 horas después de la salida, con menos de 30 gramos de sólido en el cuerpo, 86 kilos de peso, y a punto de coronar la primera parte del puerto entre Jalance y Jarafuel… mi cuerpo dijo basta. No tenía fuerza para dar una sola pedalada más. Baje de la bicicleta y anduve unos 30 pasos con la esperanza de recuperarme.

El que ha sufrido algo así sabe lo que se le pasa a uno por la cabeza, y no hacía ni 15 minutos que había pinchado —abandono, estoy acabado ¿tendré fuerzas para regresar a casa? esto no me lo esperaba–. Hasta pasó Pedro López, un voluntario de Ayora con su coche de apoyo, pero no se me pasó por la cabeza pedirle que me recogiera. No sabía si podría terminar pero a casa sobre las dos ruedas –¿y si uso el gel? No! Lo necesito para subir el ultimo puerto!– Afortunadamente me repuse ligeramente mientras andaba, lo suficiente para coronar y continuar. Y por fin saqué la barrita energética consciente de que había cometido un tremendo error al no alimentarme. Que ignorancia la mía pensar que llevaba combustible para toda la marcha. Continué a ritmo aeróbico hasta el segundo avituallamiento y me condecí el tiempo suficiente (más de 12 minutos) para comer algo de fruta, estirar y valorar mis posibilidades.

Lo que sigue a continuación ya no tiene mayor importancia. La grata sorpresa de ver a gente conocida saltando y gritando para darme ánimos al bajar la cañada de Jarafuel. El silencio de los compañeros cuando iniciabamos el ascenso del último puerto (como corderos al matadero). Y por fin la llegada a la meta, refugiado entre los miembros del Club Mountain Bike RustikBike que encontré al cruzar Teresa de Cofrentes. Que llegaran juntos demuestra que son un grupo unido y con un planteamiento muy acertado. También están ahí mis suegros con mis hijos, llevan dos horas viendo corredores cruzar la meta hasta que por fín llego yo, me siento culpable, que plantón.

Ha sido mi reto personal para este año y está cumplido, pero nada ha salido como esperaba, sobre todo después de la pérdida de Javier tan sólo unos días atrás, algo inesperado que no olvidaré jamás ¡cuantos kilómetros de felicidad te han robado!

Para la organización de la marcha sólo tengo elogios, mis más sinceras felicitaciones en todos los aspectos. Y sobre todo mi más profundo agradecimiento para todos los voluntarios sin cuya colaboración no habria sido posible realizar un evento de estas dimensiones, se nota que todo el valle está volcado con la marcha.

Sobre la cámara on board no negaré que me siento bastante ridículo con ella, además, al acabar tan descolgado no pude grabar nada interesante más allá del primer avituallameinto, pero escribiendo esta crónica me siento afortunado de poder regresar por mis pasos y revivir muchos de esos momentos. A lo largo de esta semana espero tener un video resumen, donde lo más interesante es sin lugar a dudas la salida.

Comentarios

18 pensamientos en “Crónica personal de la IV Marcha Cicloturista del Valle de Ayora Cofrentes

  1. Emilio a pesar de todas esas incidencias, vale la pena ser uno de esos 900 ciclistas, que han pedaleado por un valle tan bonito.

    • Animo no te desanimes y lo que tienes que hacer es ir preparando la proxima a corto plazo para darte cuenta que lo puedes hacer bien,un fallo lo tiene cualquiera tu fallo fue no dosificar fuerzas y no alimentarte bien no hace hace falta tanta barrita ni tantos geles,no hay nada como los platanos,datiles y pastelitos lo demas es todo marketin,fallos como el tuyo hasta los profesionales tienen,lo dicho a por la proxima pero enseguida ahora que tienes fondo y veras como te quitas la espina que se te a quedado clavada
      SALUDOS

      • Gracias Pedro, son errores de principiante, pero estoy contento y con ganas de rodar, nos vemos, a ver si es sobre dos ruedas!

  2. Si señor muy buen resumen Emilio, los que montamos en bici sabemos las sensaciones y pensamientos que te pasan por la cabeza, pero lo bueno es hacerles frente y salir reforzado para poder crecer como ciclista y como persona .Lo duro que es este deporte animo y a por la siguiente.

  3. Amigo creo que has aprendido que un gran fondo se hacen comiendo y bebiendo y este dado su dificultad, para mi media alta sumando además el viento racheado que nos azoto toda la marcha con más razón.

    El alimento para mi mejor, para un gran fondo es el pan de Dátil o de Higo esto es dátiles con nueces suplementado con un buen gel siempre tomado un cuarto de hora antes de comenzar el puerto nunca al comenzarlo puesto que puedes sufrir una hipoglucemia y sufrir un pajaron de campeonato en sus primeras rampas . Además la bebida debe ser isotónica y agua y en los avituallamiento siempre Coca-Cola que te dará subidon de azucares y un puntito de cafeína, estupenda gasolina a falta de carajillo jeje a y algo de chocolate “estupendas las barritas de ACENDADO”.

    Bueno espero haberte ayudado como dato peso mas de 90Kg me gusta comer y mi tiempo 5h 12m.

    SALUDOS

    • Hola Daniel, felicidades por tu tiempo y gracias por tus consejos. Precisamente al finalizar hablamos sobre cual es el mejor momento para tomar un gel porque estábamos limpiando un tramo de envoltorios y geles, y la mayoría de ellos estaban al inicio del puerto y también al final. Yo soy de tu opinión, cuando lo he tomado ha sido con algo de antelación. Otro error que he cometido y que parece extendido es el de confundir la bebida energética con la isotónica. Te esperamos el año que viene.

  4. Esperode todo corazon que coincidamos en mucha otras marchas, y que sigas contagiando esa ilusión. No la pierdas nunca. Un abrazo

  5. Muy buen resumen Emilio!!!

      He leído con atención el “resumen” que has hecho de la jornada y la verdad es que conociéndote puedo verte “sentir” cada momento que relatas.  Me ha gustado mucho, así como los comentarios de los compañeros.

      Me quedo con dos cosillas, el hecho de que hayas conseguido lo que te propusiste (divertirte) a pesar de todas las dificultades y el ánimo y consejos de los compañeros que han escrito.

    Espero que encuentres un grupo de colegas que te haga más llevadero tu pedaleo.

    • Muchas gracias Carlos! Si el año que viene participo espero estar en mejor forma y será más fácil acompañar a compañeros que ahora estan demasiado fuertes para mi. Nos vemos.

  6. Enhorabuena campeón. Has conseguido el reto que te habías marcado y con bastante éxito, a pesar de algunas visicitudes.  Disfruté mucho de la compañía de Nuria. Lo pasamos muy bien y se dejó la voz animando a todos/as los/as corredores. Se preocupó un poco al saber que hubo alguna caída en Cofrentes. Una llamada a Pepe Mateo, nos confirmó que habías iniciado la subida hasta la Cañada de Jarafuel y la tranquilizó. Ahora a descansar y a preparar Pirineos 2012. Otra experiencia única que no debes perderte. Un abrazo. Zaca.

    • Gracias Zaca, la verdad es que se lo pasó genial y tener a Nuria ahí nos ha dado una perspectiva mucho más completa de toda la jornada, nos vemos!

  7. Me siento orgullosa de ti, y me ha encantado como has descrito la marcha, me emocionado y todo, enhorabuena!!!

    • Gracias guapa, tengo que reconocer que soy un peliculero, jajaja. Ha sido especial sobre todo por ser la primera, me alegro de que te haya gustado el relato, un beso y nos vemos!

  8. Emilio, me ha encantado tú crónica. Tienes alma de ciclista. No entiendo por qué te sientes culpable cuando pasaste por delante de tus hijos, creo que eres un buen ejemplo de superación. ¿ Y de qué estamos hablando, por dioooos?, que son 150 kilómetros, 150…!!! Tener la decisión de hacer semejante esfuerzo y conseguirlo es de campeones, tío. A partir de ahora soy tú fan y además me animas a mi a esforzame más. Besos y “pa lante” compañero.

    • Guau Ana! que subidón, he leído tu comentario y me han dado ganas de coger la bicicleta y salir “ecopetao” jajaja, muchas gracias, en serio! 😉

  9. Pingback: Vídeo de la IV Marcha Cicloturista del Valle de Ayora Cofrentes, la Ruta de los Castillos | Emilio CS